Dietética Digital Libre

Menú 3. Monstruos digitales: violencia y porno

En las fantasías tecnológicas proyectamos anhelos y deseos. Si sentimos que ya no controlamos las máquinas, sobreviene el pánico y aparecen los monstruos. La pornografía infantil y el terrorismo son los engendros digitales más aborrecidos. Justifican el recorte de libertades en la Red. Pero representan los productos más extremos de la tecnología digital puesta al servicio de la sociedad del espectáculo. Las empresas ganan mucho, pero el espectáculo degrada y maltrata a los protagonistas. Y, sin embargo, nos prometían interactividad: gestionar y ser dueños de nuestra imagen pública.

La industria desarrolla la interactividad digital en un único sentido: su beneficio. Considera al ciudadano un cliente que proporciona datos y mano de obra poco o nada remunerada. Pero lo disimulan. La McTele se inventa la audiencia. Y las redes se llaman sociales, animándonos a desnudarnos para el negocio de la publicidad. Nada convoca más telespectadores ni se viraliza más que los cuerpos y la violencia. El capitalismo digital ha convertido la pornografía y el terror en productos de consumo masivo. Son también los formatos en los que se nos invita a participar. Se fomenta así una sociedad pornificada y se aplica un grado considerable de violencia empresarial. Alimentamos los monstruos que nos devoran. Engordan a medida que los alimentamos desde nuestros dispositivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *