Dietética Digital Libre

Menú 6. Pseudocracia: Bonaparte se hace con el manicomio

Las procacidades de Trump convirtieron Internet en una cloaca. La campaña electoral estuvo plagada de episodios pornográficos, afirmaciones obscenas, violencia verbal y hasta física. Contenidos que no puedes compartir con menores, so pena de salpicarles de porquería. Trump agitó las redes como una máquina de lodo o un ventilador de heces. Resulta paradójico que el fin de la utopía de la ciberdemocracia lo provocase un magnate y no las masas.

La democracia digital no se frustró porque los de abajo tronasen de indignación, sino porque la McTele dio escenario y las redes altavoz a un magnate. La industria digital prima lo que más se viraliza, al margen de la veracidad y la ética. Fomenta una libertad de expresión indiferente a la realidad e, incluso, al sentido común. Entroniza a Bonaparte que, aunque enloquecido, se cree el emperador del manicomio.

Ronald Reagan había sido un subproducto de Hollywood y lideró la revolución neoliberal. La industria y la ideología digital favorecieron la emergencia de Donald Trump y la pseudocracia: el gobierno de la mentira. Las noticias falsas se ajustan como un guante al entorno publicitario que crearon la McTele y las redes. Encubren contenidos persuasivos como si fuesen informativos. Emplean la comunicación interpersonal para el marketing. Los algoritmos viralizan basura en mayor medida que información democrática. Generan falsos medios sociales, preparados para mentir. E instauran una tiranía digital y publicitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *